Virtualización de servidores directa

Instrucciones de virtualización compilados en el kernel

El mayor contraste que pone en oposición los Servidores Privados Virtuales KVM y casi todos los demás tipos de virtualización reside en el método de virtualización específico. Gracias a KVM, no es necesario ejecutar cualquier aplicación de virtualización adicional en el servidor – en vez de esto, la secuencia de procedimientos de software que se necesitan se están elaborando en el interior del sistema operativo del anfitrión. Esta es la forma de reducir al mínimo los recursos que normalmente se reservan a fin de correr programas adicionales y a su vez hace los mismos recursos disponibles para los huéspedes creados en el servidor. La eliminación de esta capa de comunicación complementaria además acorta el período de espera I/O, condicionando efectivamente el funcionamiento más rápido de su servidor VPS.
Virtualización de servidores directa

Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Cuotas del servidor a su completa disposición

Gracias a la omisión de la sobrecarga que comprende la existencia de una capa de virtualización complementaria a través del cual se dirige toda la comunicación con el servidor principal, los KVM VPS podrían beneficiarse de una utilización de recursos del servidor considerablemente mejorada. Los directrices de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el núcleo del sistema operacional del host, lo que quiere decir que todos los Servidores Privados Virtuales se comunican con el hardware del servidor en forma directa. Este tipo de comunicación redundante reducida equivale a un rendimiento en condiciones reales mucho más rápido comparado con el resto de soluciones de virtualización.
Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Un sistema operativo que considere conveniente

Consiga el sistema operativo que elija

Gracias al Servidor VPS, es posible ser completamente autónomo del servidor principal en lo que se refiere al SO. Los programas de virtualización KVM aseguran la comunicación directa entre las máquinas virtuales y el hardware del servidor, sin la necesidad de pasar por una capa de virtualización separada. De esta manera, si cuenta con el disco ISO correcto, podrá cargar un sistema operativo con el que su servidor podrá funcionar – desde la distribución de Linux poco conocida e llegando a la versión de Windows Server más nueva.
Un sistema operativo que considere conveniente
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL